Inicio Animales Sorprendentes Wetas, increíbles insectos gigantes de Nueva Zelanda

Wetas, increíbles insectos gigantes de Nueva Zelanda

423
0
Compartir
Wetas

¿Eres de esas personas que saben admirar la maravilla de la naturaleza que son los insectos o de esas que simple e irracionalmente les temen o sienten repulsión por éstos? Pues sea como sea, no puedes perderte a los Wetas gigantes, animales realmente sorprendentes. Conozcamos algunos detalles sobre esta tan peculiar especie.

Wetas




A simple vista podríamos confundirlos con sus parientes cercanos, los grillos y saltamontes, sin embargo, los Wetas distan mucho de tener el modesto tamaño de sus primos. Estos maravillosos y enormes insectos habitan en el archipiélago de Nueva Zelanda, para ser más exactos, en una serie de islotes de esta región.

Algunos científicos opinan que son una de las especies más antiguas del planeta, debido principalmente a que la zona donde habitan es una región cuyas características ecológicas no han variado desde hace casi 200 millones de años.

Wetas, depredadores de insectos pequeños, muertos o enfermos

Wetas

El Weta gigante es un ortóptero nocturno y pertenece a la familia de los Anostostomatidae. Su género es el Deinacrida, que viene del griego antiguo y que significa “el saltamontes feroz”. Este insecto pesa hasta 71 gramos y mide hasta 10 centímetros sin contar sus largas antenas o sus poderosas patas, siendo uno de los insectos más grandes documentados en la historia y superando en peso y tamaño a un ave pequeña, como puede ser un simple gorrión.

Aunque su aspecto nos sugiere una película de terror, en realidad los wetas son inofensivos para el ser humano. Se alimentan únicamente de vegetales.

Wetas

Su voracidad es sorprendente, un grupo de Wetas puede acabar con una plantación en pocas horas.

Estos insectos juegan un rol ecológico semejante al de los roedores en la naturaleza, depredando insectos pequeños, muertos o enfermos. Durante el día, el Weta se esconde en los hoyos que realizan los escarabajos, los cuales amplía con sus poderosas mandíbulas, mientras que durante las noches se dedica a cazar sus presas o a forrajear alimentos vegetales.

Wetas

Para reproducirse, los Wetas utilizan una especie de sable que tienen en la cola denominado oviscapto, con el cual depositan los huevos bajo tierra, para que incuben con el calor del medio ambiente. Una vez que los huevecillos eclosionan, los bebes Wetas pasan por una etapa ninfa que dura nada menos que ¡18 meses!, es decir, su metamorfosis a la edad adulta tarda lo que dos embarazos humanos, un tiempo récord nunca antes visto en otras especies de insectos.

Pero el oviscapto no sirve únicamente como instrumento de reproducción, sino también para defenderse. En caso de peligro, un Weta esgrime su “sable” y se sabe que ha hecho huir a depredadores más grandes y poderosos que él, como las ratas y ratones de campo.

Los Wetas tienen poco enemigos

Wetas

Gracias a su enorme tamaño y a que no representa un bocado demasiado apetitoso, dada su apariencia y a las puntiagudas espinas que poseen en las patas, los Wetas tiene pocos enemigos, los reptiles se cuentan entre ellos.

De movimientos sumamente lentos, los Wetas dedican la mayor parte de su vida a buscar alimento

El Weta es un animal capaz de entrar en un proceso de criptobiosis durante los fuertes inviernos, gracias a lo cual logran sobrevivir, es decir, hibernan en un estado de suspensión animada en el cual pese al total congelamiento de su cuerpo y la desaparición de signos vitales, no se produce la ruptura de sus células ni de sus tejidos por la cristalización del agua que se encuentra en los mismos. Pueden vivir hasta los cinco años.

Wetas

Desde luego que el Weta impresiona y tenerlo de frente no puede generar otra cosa que estupefacción. Sin embargo, se trata de un insecto que está en peligro de extinción debido a la introducción de ratas con pestes a territorio neozelandés y también a la presencia de depredadores como el kiwi, que está diezmando la población de insectos.