Inicio Animales Sorprendentes Okapi, el animal que es una mezcla de cebra, jirafa y antílope

Okapi, el animal que es una mezcla de cebra, jirafa y antílope

617
0
Compartir

El Okapi es un curioso animal muy meticuloso en la selección y cantidades de su variadísimo alimento. Consume ¡más de 150 especies vegetales!, donde abundan hierbas y hojas de árboles, mezcladas con frutas y hasta hongos.

Okapi




Sabedor de que son pocas las regiones con dicha riqueza vegetal, el Okapi nunca se aleja o abandona la selva de Zaire.

El Okapi tiene cabeza de jirafa, silueta de antílope y rayas de cebra; su descubrimiento se hizo a fines del siglo XIX cuando los nativos hablaban a los exploradores ingleses de un animal enigmático, que rara vez dejaba verse y que ellos describían como “varios animales” en uno; afirmaban que era una mula con grandes orejas y rayas de cebra.

En 1882, el explorador Stanley envió un informe a Londres, donde los biólogos estaban impacientes por saber de qué animal se trataba. Por desgracia hubo que esperar hasta 1901 para que el gobernador de Uganda consiguiese los restos de un Okapi abatido y lo enviara hasta el Reino Unido.

Okapi

Después de mucho estudiar sus pezuñas con dos dedos, la línea del lomo descendiente y sus pequeños cuernos permitieron la clasificación, ¡es un jiráfido!

El Okapi camina sobre las huellas de otros animales

El Okapi tiene hábitos especiales: es extremadamente arisco, se desplaza de manera muy silenciosa y discreta, y además posee oídos privilegiados, ya que puede captar los ruidos más insignificantes.

Okapi

El Okapi se preocupa tanto por pasar inadvertido que incluso ¡camina sobre las huellas de otros animales para evitar dejar las propias!

Las hembras pueden convivir en grupos de dos, pero el macho casi siempre está sólo, recorriendo territorios en busca de su alimento o de la hembra, la cual por esperar a su “galán”, es capaz de retardar su celo más de un mes del tiempo normal.

También te puede interesar: ¿Cómo se orientan las palomas mensajeras?

El macho Okapi emite un débil y casi imperceptible llamado para convocar a la hembra, que es inaudible para otras especies, pero no para la “dulcinea”, la cual acude presurosa con cadenciosos movimientos que consiste en accionar al mismo tiempo las extremidades de un lado y luego las del otro, como lo hacen las jirafas.

Después de un embarazo de quince meses nace una sola cría que experimenta un crecimiento muy rápido durante las primeras semanas.

El Okapi vive en las selvas del Zaire (África). Tiene una larga lengua prensil y su especia no fue clasificada sino hasta 1905.