Inicio Animales Sorprendentes Macaco japonés, soporta temperaturas de ¡hasta 20 grados bajo cero!

Macaco japonés, soporta temperaturas de ¡hasta 20 grados bajo cero!

340
0
Compartir

El macaco japonés, localizado en las gélidas montañas de Shiga, Japón, es el mono que vive más al norte del planeta, lo podemos encontrar hasta los 41º de latitud norte. Es el único primate capaz de soportar un clima tan riguroso. Durante el invierno, en esa zona, las temperaturas pueden descender hasta ¡los 20 grados bajo cero! Y a pesar de ello, los macacos se bañan y juguetean como si nada.

Macaco japonés, los animales más increíbles del planeta, primates, animales insólitos




Y seguramente se estarán preguntado ¿cómo pueden soportar climas tan gélidos? Gracias a que el macaco japonés es robusto. Se protege del frío gracias a su grueso y largo pelaje. Además, posee una espesa capa de grasa que le sirve como aislante, ésta la fabrica hartándose de frutos, nueces y otros alimentos.

El macaco japonés si quiere ser jefe ¡primero tiene que convertirse en niñera

Los macacos viven en grupos de 50 a 100 individuos. Para evitar conflictos, cada uno ocupa un rango, dependiendo de su edad y de su importancia. En el centro del grupo se encuentran los jefes o machos dominantes y sus protegidos, es decir, las hembras y los pequeños de menos de un año. El resto, jóvenes y subjefes, se distribuyen a su alrededor.

Macaco japonés, los animales más increíbles del planeta, primates, animales insólitos

Para que un macaco joven de la periferia del grupo pueda asumir el mando, tiene que pasar varias pruebas: primero debe convertirse en subjefe, mostrar que cuenta con buena educación materna y además demostrar que ¡es buena niñera!, y ¿cómo lo hace? Fácil, carga a un pequeño, lo baña, lo mima y se pasea a todos lados durante un tiempo determinado.

Es común que las hembras estén con varios machos diferentes durante la temporada de apareamiento. Esto puede ser una parte de la forma natural en que son capaces de aumentar las posibilidades de concepción exitosa. Se sabe que se aparean durante todo el año, incluso cuando no están en celo.

Macaco japonés, los animales más increíbles del planeta, primates, animales insólitos

La gestación tarda aproximadamente 173 días a partir del apareamiento. Se sabe que el Macaco japonés es un cuidador maravilloso y el grupo puede tener varios roles en la atención de los jóvenes.

El macaco japonés vive en grupos muy grandes. Tienen una jerarquía complicada, con muchas hembras más que machos. Existen pequeños subgrupos dentro de los más grandes que ayudan con la organización, sin embargo, los machos suelen moverse libremente y son partes de muchos subgrupos diferentes. Los jóvenes heredan la condición social de la madre en su estructura social.

También te puede interesar: Wetas, increíbles insectos gigantes de Nueva Zelanda

Se sabe que, bañarse con los demás forma parte de su socialización. También han sido observados enrollados en bolas de nieve. Usan una gran variedad de sonidos para comunicarse, se cree que los diversos grupos crean su propia jerga y que ésta puede variar de otros grupos de los mismos monos en otras áreas.

El Macaco japonés lava su comida antes de consumirla

Macaco japonés, los animales más increíbles del planeta, primates, animales insólitos

Cuando avanzan por el bosque, los macacos japoneses lo hacen siempre en fila india. Es una medida de seguridad para afrontar los encuentros peligrosos, por ejemplo, un oso de collar del Himalaya, que es capaz de partir en dos a un macaco de un solo mordisco.

Al caminar en esta posición, sólo el primero de la fila está expuesto al peligro. Si llegara a ocurrir un ataque, los que van atrás del macaco punta saldrían huyendo y se pondrían a salvo.

Existen un montón de fuentes de alimento para el macaco japonés que incluyen frutas, hojas, ramas y plantas. Consumen además pequeños insectos que encuentran durante el proceso de acicalamiento. Pueden consumir los hongos que crecen sobre la corteza de los árboles, también consumen pescado de vez en cuando.

Macaco japonés, los animales más increíbles del planeta, primates, animales insólitos

Los habitantes de la isla de Koshima tenían la costumbre de dejarles papas a los macacos en la orilla arenosa de un río. Un grupo de científicos nipones los estaban estudiando desde hacía ya varios años y un día observaron algo que los dejó estupefactos: Una joven hembra –la cual los científicos la llamaron Imo- descubrió que, al remojar las papas en el agua, conseguía eliminar la sensación desagradable de la arena crujiendo entre sus dientes.

Un año más tarde, otra observación señaló que un compañero de juegos de Imo también había aprendido a lavar las patatas antes de comérselas. Posteriormente, fue la madre de Imo la que lavaba regularmente los tubérculos. ¡Su hija le había enseñado ese insólito método!

Transcurridos varios años, 36 de los 59 macacos que conformaban aquel grupo había adquirido esta costumbre. Curiosamente, los machos adultos eran los últimos en aprender tal hábito e incluso algunos de ellos nunca lo llegaron a asimilar.

Fuente | Monopedia

Imágenes | Shutterstock