Inicio Hechos Sorprendentes Algunas cosas que no sabías de la piel de los animales

Algunas cosas que no sabías de la piel de los animales

132
0
Compartir

La piel de los animales. Mamíferos, aves, reptiles, peces e invertebrados poseen su piel. Hermosa, inigualable y muy diferente a la de los demás. Esta importante parte de las especies animales cumple una función básica según cada caso. Por ejemplo, la apariencia desnuda de los anfibios no es tal. Su fina cobertura le sirve de defensa porque se vuelven resbaladizos para sus enemigos.

La piel de los animales, animales sorprendentes

Al igual que en otros aspectos, la piel del ser humano no tiene par. La que más se le parece es la de los grandes simios, cuyo recio pelambre repartido por todo el cuerpo les da un aspecto verdaderamente especial.

El brazo, por ejemplo, presenta el pelo curiosamente vuelto hacia arriba. Los científicos han explicado que sólo así el primate evita que el agua de lluvia llegue hasta sus manos y le dificulte los movimientos usuales.

El mimetismo es otra importancia misión de la piel de los animales

La piel de los animales, animales sorprendentes

El camuflaje es, para muchísimas especies, la única garantía de supervivencia, mientras que para otros constituye su principal arma para proveerse de alimento.

Por ejemplo, el tigre y el lince poseen hermosos dibujos, que lejos de ser un vistoso objeto de presunción, funciona como camuflaje para confundirse entre la frondosa vegetación mientras acechan a sus víctimas.

La piel de los animales, animales sorprendentes

Por su parte, gracias a sus rayas la cebra se vuelve casi invisible a lo lejos. Al igual que este equino, otros animales consiguen mimetizarse gracias a su piel.

El primer lugar lo alcanzan aquellas especies que cambian de color en un momento o que mudan sus pieles o plumas, para adecuarse a los tonos de su entorno, tal como lo hacen la liebre variable y la perdiz nival, que presentan colores pardos en el verano y completamente blancos en invierno.

La piel de los animales, animales sorprendentes

Varios biólogos coinciden en el hecho de que muchas especies utilizan su piel para comunicarse con sus congéneres. Un ejemplo de ello es el gamo, quien transmite información a sus compañeros de manada mediante el escudo blanco ribeteado de negro, que posee en torno al ano.

Este mamífero tiene claves claras y concisas: cola colgando con movimientos laterales a modo de “espantando moscas”; tranquilidad. Cola levantada con escudo totalmente visible, aunado a nerviosos saltos; alarma.

La piel de los animales, animales sorprendentes

Por otra parte, el escudo anal de los papiones cumple una clara función comunicativa, pero sólo en el renglón del lenguaje sexual. De igual forma sucede con el popular guajolote, al cual incluso le crece un largo apéndice nasal o “moco” cuando está e época de celos. Al faisán también se le “suben” los colores al enamorarse.

Los sapos y las ranas segregan peligrosas sustancias a través de su piel

Continuando con el tema de la piel de los animales. Los sapos comunes y también diversas ranas sudamericanas, poseen glándulas internas  que segregan peligrosas sustancias como la bufotalina y bufoteina, compuestos químicos muy molestos, irritantes e incluso mortales, para las demás especies incluido el ser humano. Basta la menor señal de peligro para que éstas y otras mortales toxinas aparezcan a flor de piel.

La piel de los animales, animales sorprendentes

Igualmente dañinos son los pelos urticantes que recubren el cuerpo de diversas especies de orugas, los cuales son lanzados a voluntad ante la más mínima señal de peligro.

Al igual que en el ser humano, la limpieza de la piel de los animales es imprescindible, ya que para impregnarse con sustancias aceitosas, como en el caso de los gatos que se limpian con la lengua, o para evitar parásitos, como lo hacen muchas especies al darse deliciosos baños de lodo o arena.

La piel de los animales, animales sorprendentes

Sea cual sea su función, la piel de los animales es definitivamente una parte muy importante en todas las especies que habitan el planeta.