Inicio Comportamiento animal La hibernación animal, cuando los animales duermen

La hibernación animal, cuando los animales duermen

325
0
Compartir

Hay algunos animales que duermen durante todo el invierno; entran en un estado de sueño profundo que se llama hibernación.

Cuando va a llegar el invierno, algunos animales tienen que prepararse, deben localizar un lugar seguro y caliente para dormir durante meses, almacenar grasas en su cuerpo para que, cuando llegue el frío, puedan autoabastecerse sin la necesidad de despertarse para comer.

La hibernación animal

Mientras hibernan, el cuerpo de estos animales sufre modificaciones, por ejemplo los latidos de su corazón disminuyen y su temperatura corporal es igual a la del lugar que se encuentran.

Al llegar la primavera, estos animales vuelven a recuperar sus signos vitales normales y comienzan a hacer su vida regular, como si se hubieran dormido el día anterior.

Los animales que hibernan pueden ser de sangre fría, como las ranas, las tortugas o las serpientes, o de sangre caliente como los murciélagos (mamíferos), algunos insectívoros como el erizo, y ciertos roedores como el lirón, la marmota, el hámster y la ardilla terrestre.

La hibernación animal

Entonces, ¿los animales “mueren” durante la hibernación?

Podríamos afirmar que la hibernación es un estado de hipotermia regulada, que se extiende durante algunos días, semanas o meses y  que permite a los animales conservar su energía durante el invierno.

¿Sabías qué…

En realidad los osos no hibernan? Ellos experimentan un sueño invernal (letargo), en el cual su temperatura disminuye sólo un grado o medio grado.

Este sueño invernal supone la reducción drástica de la temperatura corporal, disminución del pulso y la respiración y reducción de la actividad cerebral, lo cual podría interpretarse como una muerte aparente, en la cual se reduce el consumo de energía al mínimo y previene la actividad innecesaria así como la necesidad de alimento.

Para conseguir este sueño los animales se refugian en nidos cálidos y madrigueras y viven de las grasas acumuladas. En esta época no sólo la temperatura es más baja sino que además los vientos tienen un efecto refrigerante que afecta especialmente a pequeños mamíferos.

La hibernación animal

En su grado más alto, la hibernación es un fenómeno propio de los animales de sangre caliente (homeotermos), pero en los de sangre fría (poiquilotermos) se observan también cambios similares.

Los animales cuentan con anticongelante interno que les ayuda a sobrellevar con éxito la hibernación

En invierno, cuando la temperatura desciende por debajo del punto de congelación se presentan problemas para casi todos los animales.

Muchas especies deben sobrevivir bajo temperaturas invernales muy inferiores al punto de congelación, y algunas no pueden invernar en las profundidades del subsuelo o en otros lugares que permanecen más calientes que la atmósfera. En tales condiciones, los fluidos orgánicos de muchos animales funcionan como líquidos anticongelantes que evitan la formación de cristales de hielo dentro de los tejidos y que podrían suponer la muerte del animal.

La hibernación animal

Hay asimismo especies que duermen durante gran parte del invierno, pero sin llegar a experimentar las grandes modificaciones fisiológicas de la verdadera hibernación.