Inicio Mundo Canino El olfato de los perros no sólo huele el miedo… también las...

El olfato de los perros no sólo huele el miedo… también las enfermedades

443
0
Compartir

Por: Sandra Nieto

Quienes tenemos perros sabemos que son seres increíbles por su nobleza, su lealtad y su inteligencia. Pero hay algo más que los hace ser realmente sorprendentes: su nariz, o mejor dicho, la capacidad olfativa que en ella se encuentra. El olfato de los perros.

Los perros son capaces de detectar olores que las personas no saben que existen, e incluso pueden descubrir aquellos que han sido disfrazados con otros aromas. Esto se debe a que poseen más membranas nasales y receptores olfativos que nosotros. La membrana nasal humana mide aproximadamente 165 centímetros cuadrados, mientras que la canina es de unos 2,000 centímetros cuadrados.

El olfato de los perros




La mayoría de los perros tienen alrededor de 200 millones de receptores olfativos en las fosas nasales, algunos llegan a los 300 millones como el Bloodhound; mientras que el hombre tiene sólo 5 millones, es decir, el perro tiene cuarenta veces más células olfativas que nosotros, y eso lo complementa con una amplia memoria olfativa.

Además tienen otra ventaja: su nariz suele estar húmeda, y esta capa de humedad actúa como si fuera una cinta adhesiva, atrapando a las moléculas aromáticas que transporta el aire. Junto con la mucosa de las cavidades nasales, la capa de humedad permite a los perros recopilar y guardar grandes cantidades de moléculas.

El olfato de los perros

También, sus fosas nasales actúan como antenas que los perros suelen mover para atrapar aromas y descifrar de dónde proceden.

A través de los aromas el perro puede saber dónde se encuentra su dueño, reconocer objetos, personas y a otros animales; al olfatearlos, puede saber si los perros que le rodean son hembras o machos, cachorros o adultos, etcétera.

El olfato de los perros, al servicio de la comunidad

Gracias a su capacidad olfativa, los perros se han integrado a diversas actividades que ayudan al humano. Por ejemplo, desde principios del siglo XX se entrenan perros para que ayuden a los grupos policiales en la búsqueda de ladrones, y para detectar y perseguir a contrabandistas.

El olfato de los perros

Tiempo después, los perros policía fueron entrenados para funciones más específicas, como las que cumplen actualmente en la detección de armas y sustancias prohibidas o peligrosas.

También hay perros que participan en las brigadas de rescate y salvamento en accidentes y desastres naturales, ya sea para dar con el paradero de personas perdidas, para encontrar a los sobrevivientes en derrumbes, o en el peor de los casos, para dar con los cuerpos de las personas fallecidas bajo los escombros o la nieve. El olfato de los perros es algo increíble.

Debemos recalcar que el olfato en los perros es 10 mil veces más sensible que su gusto.

Los perros pueden detectar el cáncer a través de aromas

El olfato de los perros

Durante los últimos años se han realizado investigaciones acerca de la capacidad que tienen los perros para detectar enfermedades. En varios países como Japón, Gran Bretaña y Alemania, descubrieron que éstos son capaces de detectar varios tipos de cáncer en una etapa temprana.

Para comprobar esta tendencia, el doctor Thorsten Walles, del Hospital Schillerhoehe, en Alemania, reclutó a personas con cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y a otros que no tenían ningún problema de salud.

Los perros especialmente entrenados identificaron con éxito a 71 de 100 casos de cáncer de pulmón, además de 372 de 400 muestras sin cáncer. Los perros también pudieron distinguir entre el cáncer de pulmón y la EPOC.

Ante los resultados, Walles se lamentó de que los perros no pudieran describir con palabras los olores que perciben, para conocer más sobre la bioquímica de este cáncer.

El olfato de los perros

Walles también explicó que probablemente en el aliento de los pacientes de cáncer de pulmón haya compuestos químicos distintos que en el aliento normal, y el olfato agudo de los perros puede detectar esa diferencia en una etapa temprana de la enfermedad.

Otros perros pueden detectar el cáncer de intestino mediante el olfato con un gran nivel de precisión aunque la enfermedad se encuentre en su fase inicial, según reveló un estudio publicado en la revista médica British Medical Journal (BMJ).

Expertos del Departamento de Cirugía de la Universidad de Kyushu, en Japón, indicaron que existen componentes químicos correspondientes a tipos de cáncer específicos que circulan por el cuerpo humano y que el olfato de los perros puede detectar.

Perros de asistencia para diabéticos

En Gran Bretaña un grupo de investigadores entrenan perros para ayudar a personas diabéticas, cuando su nivel de azúcar en la sangre cae peligrosamente.

Durante un estudio que realizó en la Queen’s University, de Belfast, distintos perros han podido detectar minúsculos cambios que se producen cuando una persona está a punto de tener un ataque hipoglucémico.

El olfato de los perros

El 65% de las mascotas de las 212 personas con diabetes insulino-dependientes que participaron en el estudio, comenzaban a ladrar, llorar e incluso lamer a sus dueños cuando se iba a producir un episodio de hipoglucemia. Generalmente el perro lame la cara y jadea al lado de la persona que va a sufrir un ataque.

“Los perros utilizarían su olfato para conocer los niveles de azúcar de sus dueños, lo que sería de gran ayuda para detectar de manera más rápida si sube o baja mucho”, explica James Faulkner, entrenador de perros para diabéticos en Guardian Angel Service Dogs, en Virginia.

De acuerdo con Faulkner, los perros notarían los cambios en los niveles de glucosa mucho antes de que estos fueran graves, y podrían advertir a sus dueños con anticipación para tomar las medidas adecuadas.

Para Faulkner, estos perros han sido de mucha ayuda para los pacientes, de forma especial para los padres de niños diabéticos, quienes se sienten más seguros de saber que su hijo cuenta con una mascota que le ayudará a controlar su enfermedad en caso de que ellos no estén.

El proceso de entrenamiento es complejo y empieza desde la crianza: se enseña al perro a reconocer el aroma y los síntomas de distintos niveles de glucosa, y se le prepara para tomar acción dependiendo de cada circunstancia. En casos graves, también se entrena a los perros para que busquen algún alimento o medicamento y se lo lleven a sus dueños.

Por ahora, Guardian Angel Service Dogs está entrenando a 300 perros para diabéticos, los cuales tendrán un costo entre 10,000 y 20,000 dólares.

Prevención de ataques epilépticos, gracias al olfato de los perros

El olfato de los perros

Otros perros tienen la capacidad de alertar a las familias de personas con epilepsia cuando se va a producir un ataque. Los avisos los realizan minutos o incluso horas antes del mismo.

El estudio que revela esta detección, fue publicado en la revista científica “Neurology”. En él se demuestra que las mascotas pueden ayudar a sus dueños, al prevenir las lesiones que pueden sufrir durante un ataque epiléptico.

En el trabajo, realizado por un equipo de neurólogos del Hospital de Niños de Alberta, en Canadá, estudiaron la conducta de 60 perros que pertenecían a pacientes con epilepsia. Nueve de los animales (el 15%) fueron capaces de predecir los ataques por medio de ladridos, lamidas y otras conductas llamativas. Estos avisos predijeron el 80% de los episodios epilépticos y no tuvieron “casos falsos” en los que avisaran de un ataque que no sucediera.

Estos canes son entrenados para buscar ayuda, por lo cual es necesario enseñarles a que abran la puerta, o avisar a alguien pulsando un botón; además, se les enseña a traer objetos al paciente, como el teléfono y sus medicamentos.

En ocasiones, si el dueño pierde la consciencia temporalmente, el perro se echará junto a él manteniendo el contacto físico, de esta forma, cuando vuelva en sí, desorientado, tendrá un punto de referencia y sabrá que ha sufrido un ataque.

El olfato de los perros

Si bien todavía no se sabe a ciencia cierta cuál es el mecanismo que le permite a los perros prever el ataque inminente, se especula que podrían detectar algunas señales, tanto de origen visual como olfativas, que podrían generarse en el cuerpo de la persona que está por sufrir el ataque epiléptico.

Algunas señales serían: una mayor cantidad de transpiración, que emane un determinado olor que solo pueda ser percibido por el agudo olfato de los canes.

Dichos  cambios metabólicos externos podrían estar causados por las descargas eléctricas neuronales, que ocurren en el cerebro antes de un episodio epiléptico mayor que se manifiesta en el ataque. Sin duda, el olfato de los perros es algo sorprendente.