Inicio Hechos Sorprendentes Cucarachas: mitos y realidades

Cucarachas: mitos y realidades

330
0
Compartir
Cucarachas: mitos y realidades

Abres la alacena de tu casa y no puedes evitar  un grito de asco, ya que algunas cucarachas salen corriendo a esconderse detrás de los platos.

¡Qué asco! Las cucarachas son, sin duda, símbolo de suciedad y transmisión de enfermedades, aquí tenemos algunos datos sorprendentes acerca de ellas ¿verdad o mentira?

Cucarachas: mitos y realidades




Mito: “Si veo una o dos cucarachas no es muy preocupante porque no habrá más”.

Realidad: Las cucarachas son nocturnas y pasan el 75% de su vida en sus refugios (grietas, rendijas, alacenas). Por estos motivos, por cada cucaracha que ves tú, calcula que hay cerca de 200 más escondidas.
Mito: “Si la cocina está limpia, no tengo que preocuparme”.

Realidad: Las cucarachas son omnívoras y capaces de sobrevivir una semana comiendo sólo el pegamento de un sello de correos. Además, la limpieza exhaustiva no es una garantía para evitarlas.

Cucarachas: mitos y realidades

Mito: “No pueden sobrevivir en ambientes sin agua”.

Realidad: Una cucaracha es capaz de sobrevivir más de un mes sin agua. En caso de necesidad, puede absorber la humedad ambiental a través de su cuerpo.

También te puede interesar: Las hormigas, algunas cosas que no sabías de esta increíble especie

Mito: “Las cucarachas nacieron con las grandes ciudades”.

Realidad: Se calcula que las cucarachas han estado presentes en la tierra desde hace más de 300 millones de años. Incrustaciones en ámbar demuestran que han sufrido muy pocos cambios desde entonces.
Mito: “Hay pocas especies de cucarachas”.

Realidad: Se han logrado identificar hasta 3,500 especies de cucarachas, la mayoría de origen tropical y que viven en exteriores.

Cucarachas: mitos y realidades

Mito: “Las cucarachas pueden aparecer a cualquier hora”.

Realidad: Desarrollan su actividad durante la noche y regularmente pasan el 75% de su vida en grietas, coladeras, o pequeños lugares.

Cucarachas: mitos y realidades

Mito: “Tienen  una excelente vista, por eso corren cuando prendo la luz”.

Realidad: Los cucarachas son prácticamente ciegas, mantienen sus antenas en contacto continuo con las superficies para detectar vibraciones, cambios de temperatura y humedad, etc.

Mito: “Fuera de su aspecto, no son peligrosas”.

Realidad: Las cucarachas producen secreciones olorosas que llegan a afectar el sabor de la comida.

Mito: “Puedo controlarlas con insecticida”

Realidad: Las ootecas (cápsulas donde guardan sus huevecillos) están herméticamente cerradas y protegidas contra los insecticidas, lo que dificulta su control.