Inicio Animales Sorprendentes Caracol, el lento e increíble habitante del Reino Animal

Caracol, el lento e increíble habitante del Reino Animal

131
0
Compartir
Caracol, caracol costumbres, donde vives los caracoles, caracol manzana, caracoles habitos, caracoles guisados

El caracol pertenece al reino de los moluscos llamados gasterópodos que se caracterizan por tener una concha en espiral. Existen caracoles marinos y terrestres que son apreciados por el hombre, principalmente por fines gastronómicos y de colección. Existen más de 75,000 especies vivas.

Se encuentran en casi todos los ambientes, pero mayormente en aguas dulces y saladas así como en tierra firme, siendo el único grupo de moluscos con esta característica de mantenerse en tierra.

¿Por qué el caracol suelta “baba”?

Caracol, caracol costumbres, donde vives los caracoles, caracol manzana, caracoles habitos, caracoles guisados

A pesar de tener concha, los caracoles se desplazan como gusanos y de manera muy lenta. Producen un mucus o coloquialmente conocido como “baba” que les permite un desplazamiento más fluido ya que reduce la fricción con el suelo. También sirve para regular su temperatura corporal, evitar tanto heridas como bacterias y alejar a los insectos peligrosos como pueden ser las hormigas.

Su concha crecerá a medida que el caracol se desarrolla.  Está formada principalmente por carbonato de calcio, por lo que su alimentación debe ser rica en este elemento para que se produzca un caparazón sano y resistente.

Caracol, caracol costumbres, donde vives los caracoles, caracol manzana, caracoles habitos, caracoles guisados

Cuando los caracoles se retraen en su concha, cubren la entrada de su caparazón con una estructura que recibe el nombre de opérculo. Al momento de hibernar en el invierno o en estaciones secas, estos se sellan y bloquean la entrada con el opérculo que posteriormente se destruye debido a la humedad de la primavera. Algunas especies hibernan en grupos, mientras que otras especies se entierran antes de que llegue esta etapa.

El tamaño del caracol varía de acuerdo con la especie. El terrestre más grande es el caracol gigante africano, que llega a medir más de 20 cm de longitud. En agua dulce el más grande es el llamado caracol de manzana gigante, que alcanza los 15 cm de diámetro pesando aproximadamente 600 g.

Caracol, caracol costumbres, donde vives los caracoles, caracol manzana, caracoles habitos, caracoles guisados

El mayor que se ha registrado es la especie marina llamada Syrinx aruanus, que habita en Australia y mide hasta 91 cm de longitud con un peso de 18 kg. Los caracoles son portadores de múltiples parásitos que afectan a los animales que los consumen.

El caracol puede ser hembra o macho de acuerdo con sus necesidades

Para mantener sus conchas sanas, los caracoles pueden ingerir pequeñas piedras con calcio, roer algunos huesos de animal o alimentarse de plantas con este elemento. Además, pueden producir tanto óvulos como espermatozoides, lo que los cataloga como hermafroditas.

Caracol, caracol costumbres, donde vives los caracoles, caracol manzana, caracoles habitos, caracoles guisados

Algunas especies como el caracol manzana presentan algunas diferencias sobretodo en lo referente al color de la concha y al tamaño entre hembra y macho. Los caracoles de jardín fertilizan internamente sus óvulos inseminándose uno al otro.

La cópula puede durar entre cuatro y siete horas. Los huevos, que pueden ser alrededor de 100, se entierran pocos centímetros debajo de tierra fértil. Después de 12 días o un mes, de acuerdo con el clima, nacen las crías.  Pueden realizar sus puestas una vez al mes.

Los enemigos de los caracoles

Caracol, caracol costumbres, donde vives los caracoles, caracol manzana, caracoles habitos, caracoles guisados

Debido a su tamaño y a que es una presa fácil, el caracol tiene muchos depredadores, incluyendo otros caracoles de diferente especie. Entre los principales están los escarabajos, tortugas, serpientes, sapos, orugas y aves como el gavilán caracolero, que caza exitosamente a estos gasterópodos que habitan en lagunas. Los ciempiés por su parte son especialistas en consumir sus huevecillos.

Otros peligros a los que se afrontan estos moluscos son a la contaminación de agua y suelo, así como a la lluvia ácida que deteriora sus caparazones y termina por matarlos.

Fuente | BioEnciclopedia