Inicio Aves increíbles Águila real, uno de los más poderosos depredadores alados

Águila real, uno de los más poderosos depredadores alados

1133
0
Compartir

El águila real, es una especie de ave de presa que habita en el hemisferio norte de la tierra y tiene una amplia distribución, más que cualquier otra especie de águila. Existen seis subespecies conocidas y todas varían ligeramente en tamaño y en coloración.

Debido a que en muchas culturas las águilas connotan fuerza y liderazgo, su imagen ha sido utilizada como símbolo nacional de diferentes países entre los que están México, Albania y Alemania.

Águila real

En la antigüedad, el águila real era el símbolo del valor y el poder debido a su fuerza, tamaño e inaccesibilidad de sus nidos. En la mitología griega y romana se convirtió en uno de los símbolos de Zeus/Júpiter, el rey de los dioses, y sustituyó rápidamente al quebrantahuesos como cabeza y garras del temible grifo.

También te puede interesar: Oso polar, majestuoso, fuerte y en peligro de extinción

En la Antigua Roma pasó de ser un símbolo religioso a uno militar y político, como emblema del Imperio. Cada vez que una legión romana se ponía en marcha, un soldado en concreto, el aquilífero, marchaba al frente portando el estandarte coronado con las siglas SPQR y el águila real.

La envergadura de un águila real puede alcanzar los 2.5 metros en las especies más grandes

Águila real

Estas hermosas aves son de coloración marrón oscuro con algunas plumas más claras en la parte de la cabeza y el cuello. Dichas plumas reflejan tonalidades doradas que le dan crédito a su nombre en inglés: Golden eagle (águila dorada).

Son animales grandes y majestuosos que van de los 70 a los 100 centímetros de largo con una envergadura que puede alcanzar los 2.5 metros en las especies más grandes. El peso puede variar de acuerdo a la subespecie, pues las más pequeñas pesan alrededor de 3 kilos y las más grandes 6.

Águila real

Una característica muy particular de las águilas son sus poderosas garras. El águila real las tiene tan desarrolladas y fuertes que ejercen 15 veces más presión que una mano humana masculina.

Su elegante vuelo es extremadamente rápido cuando se trata de capturar presas, llegando a alcanzar los 240 km/h. Su pico, su velocidad, sus garras y su potente vista a larga distancia, las convierte en una de las aves más imponentes del mundo.

Águila real

Las águilas reales usan su velocidad y sus afilados talones para agarrar rápidamente conejos, marmotas y ardillas. También comen carroña, reptiles, pájaros, pescado, e insectos grandes.

La agudeza visual del águila real es digna de un record Guinness

El papel de las águilas ha sido determinante en la vida del hombre. Un pueblo nómada de Asia Interior, los Kirgüises, adiestran águilas reales, para capturar los lobos que amenazan sus rebaños de ovejas.

El combate entre ambos animales es estremecedor. El águila siempre lleva la mejor parte y ataca al lobo siempre por la retaguardia mientras escapa, apresándole con una garra en el lomo y con la otra el hocico (cuando el lobo voltea) para impedirle que utilice sus colmillos como medio de defensa.

Águila real

Lo anterior no es la característica más insólita del águila; aún más increíble es su agudeza visual, que le ha valido un lugar en el Récord Guinness, donde se afirma que esta ave puede observar muy bien a una liebre de 46 centímetros de tamaño ¡a más de 3 kilómetros de distancia!, siempre que haya una buena luz y exista un mínimo de contraste con el fondo.

Pero… algunos estudios afirman que el halcón posee mejor vista, ya que puede distinguir a una paloma (13 centímetros más pequeña que la liebre) a la increíble distancia de ¡8 kilómetros!

El águila real es un ave solitaria pero pueden vivir en parejas o en grupos reducidos

Se distribuyen a lo largo de Europa y Asia, llegando al norte del continente africano. En América abarcan desde Alaska hasta la parte central de México.

Águila real

Su hábitat son lugares abiertos o semi-abiertos desde el nivel del mar hasta los 3,600 metros de altitud. La mayoría vive en regiones montañosas, pero pueden adaptarse en zonas de tundra, taiga, matorrales, bosques y humedales.

Algunas poblaciones de águila real son migratorias y otras sedentarias. Las que migran, lo realizan hacia el sur en el mes de otoño cuando el alimento en las regiones de Alaska y Canadá comienza a disminuir.

Son mayormente solitarias pero pueden vivir en parejas o en grupos reducidos. Las agrupaciones más grandes las forman cuando encuentran regiones con abundante alimento, o bien, cuando el frío extremo las obliga a darse calor.

El águila real es una especie monógama

Águila real

Para el cortejo emplean vuelos ondulantes, persecuciones, giros y actividades más sorprendentes como la muestra de sus garras y maniobras por parte del macho cuyo proceso es soltar una piedra o rama, entrar en picada y atraparla en el aire con el fin de demostrar su habilidad.

Ellos prefieren anidar en lugares muy altos como árboles, acantilados o construcciones humanas. Sus nidos son grandes y pueden usarlos por varios años. Colocan de uno a cuatro huevos que son incubados durante 40-45 días.

Las crías que nacieron primero suelen ser de mayor tamaño y a menudo los más fuertes son los que matan a sus hermanos más débiles. Después de 10 semanas comienzan a volar y tiempo después de emplumar, inician su independencia. Se reproducen a la edad de 4 o 7 años una vez que desarrollan su plumaje adulto.

El águila real es un animal amenazado

Águila real

Son aves depredadoras, por lo que no tienen muchos enemigos naturales, excepto los osos grizzly y los glotones. El ser humano representa su mayor peligro por actividades como la caza, el envenenamiento, el robo de huevos y las electrocuciones debido a construcciones invasoras de su espacio.

La urbanización que conlleva a la destrucción de su medio ambiente es otra amenaza, pues sus lugares para nidificar así como sus presas se reducen.

Actualmente esta especie está protegida por las leyes ambientales y en lugares como México está totalmente penada la distribución de esta especie o la posesión de algún ejemplar sin un permiso especial.

Su estado de conservación es de preocupación menor, es decir, aún se pueden tomar acciones más estrictas para seguir conservando una amplia población y alejarlas del peligro humano.