Inicio Comportamiento animal 10 cosas que no sabías de tu gato

10 cosas que no sabías de tu gato

223
0
Compartir
10 cosas que no sabías de tu gato

10 cosas que no sabías de tu gato. Por miles de años ha estado rondando nuestras despensas y manteniendo a raya a los roedores. Su naturaleza furtiva lo hace un animal nocturno, poco sabemos de este animal que durante la Edad Media fue considerado un aliado del demonio. Se trata del gato doméstico, del cual hemos seleccionado hechos y curiosidades que sin duda lo vuelve un animal sorprendente.

10 cosas que no sabías de tu gato




1.- Cazan menos de lo que pensamos

Después de un férreo seguimiento de algunos gatos en un poblado inglés, se descubrió que cuando los gatos deambulan por el vecindario, no tienden a cazar roedores u otros animales pequeños en la proporción que se esperaba.

Quizá la vida doméstica ha logrado que los gatos evolucionen, abandonando algunos de sus instintos como la caza. Según esta teoría, de continuar su evolución, cada vez tendrán una vida más doméstica.

También te puede interesar: El olfato de los perros no sólo huele el miedo… también las enfermedades

2.- Roban alimento de otras casas

A pesar de que los gatos tienen hogar, familia y estaban bien alimentados, se descubrió que muchos merodeaban por la casa de sus congéneres y vecinos con el fin de explorar y, en algunos casos, robar alimento. Pues, tener más alimento a su alcance resultaba tentador para ellos.

3.- Buscan evitar la confrontación

De igual forma, se determinó que los gatos tienen un complejo sistema de marcaciones y señales para indicarle a otros que están o estuvieron en un lugar y evitar así confrontaciones directas.

10 cosas que no sabías de tu gato

4.- Hacen viajes más largos de lo que creemos

Cuando salen a “recorrer mundo” los gatos lo hacen en serio. Gracias a pequeños localizadores GPS que les colocaron, se descubrió que iban y venían a veces a varios kilómetros de sus hogares, esto incluye, por supuesto, los viajes nocturnos.

5.- Desarrollaron distintos maullidos para comunicarse con nosotros

En lo que respecta a la relación que tienen con nosotros, resultó relevante el descubrimiento de que los gatos han logrado desarrollar maullidos más o menos complejos para comunicar distintas sensaciones. Por ejemplo, miedo, aprensión, hambre o enojo.

6.- Los gatos y sus sueños

Todos los mamíferos soñamos aunque, lógicamente, los animales no lo hacen con las mismas representaciones oníricas que tenemos los humanos. En los gatos, al no poder pensar, se supone que desordenarán estímulos olfativos e imágenes.

Su sueño comienza de forma ligera, nivel I, como nosotros, hasta llegar al nivel IV de sueño profundo con actividad MOR (movimientos oculares rápidos) o sueño paradójico.

En los cachorros, con un 50% de este último tipo de sueño, resulta fundamental para su buen crecimiento y desarrollo. Mientras que un gato adulto se pasa el 15% de su vida durmiendo en un sueño profundo, el 50% de sueño ligero y el 35% restante despierto.

7.- Ronroneo

Así como tienen un maullido especial, se ha descubierto que los ronrones, hasta ahora descritos como muestra de contento, no siempre lo son.

El ronroneo se produce cuando el animal está tumbado o sentado. A partir de ese momento su cuerpo se ve inundado por una continua vibración, por un sonido sordo, hueco, profundo; un sonido tan característico de los felinos domésticos. Lo interesante es que aún no se descubre el modo en que los gatos lo producen.

Sea cual sea la hasta ahora inexplicable procedencia del ronroneo, la gran mayoría de los investigadores e interesados por el tema le atribuyen una expresión de bienestar.

Hay algunos que otorgan a esta acción felina una forma de “auto comunicación”, algo así como un “hablarse a sí mismo”; un momento especial que el animal disfruta y que consigue transmitir al que está a su lado.

El ronroneo se divide en dos: “agradecimiento” o “cebo”, y curiosamente éste aparece en diversas y extremas situaciones: desde el animal que está enfermo, hasta en la hembra que está siendo montada enérgicamente por el macho.

10 cosas que no sabías de tu gato

8.- Los Gatos ¿nadan?

Seguramente muchos de ustedes han escuchado que a los gatos no les gusta el agua, que le tienen miedo y que no se atreverían a nadar. Sin embargo, existe una raza que nunca ha escuchado de estas limitantes y se siente como “pez” en el agua, se trata de los Turkish Van.

Son originarios de Turquía y poseen un pelaje muy particular. Aunque la mayoría de los gatos tiene más o menos tres capas de pelo, ellos solo tiene una. Su pelaje se asemeja al de un conejo y se seca fácilmente si está en contacto con el agua.

10 cosas que no sabías de tu gato, datos sobre tu felino que seguramente desconocías.

9.- ¿Por qué siempre caen de pie?

Un viejo mito dice que los gatos siempre caen de pie sin importar la altura. La realidad es otra. Al igual que muchas criaturas vivas los gatos pueden sufrir accidentes si las caídas son muy altas, pero sí tienen algunas habilidades adaptativas que les permiten manejar mejor estas situaciones.

Empezamos con un reflejo de orientación innato, que aparece a los 3 ó 4 semanas de edad. Para llevar a cabo tal respuesta el esqueleto del gato ha desarrollado ciertas propiedades: la espina dorsal es extremadamente flexible y no posee clavícula. Así pues tiene una gran movilidad en sus patas y puede girar el cuerpo con facilidad.

Además, la cola no tiene ninguna función durante este acto reflejo, pues todo el proceso se basa en la conservación del momento angular y se relaciona básicamente con el uso de sus patas.

También te puede interesar: Los camellos, incansables aventureros del desierto

10.- Los seis sentido de tu gato

Vista:

10 cosas que no sabías de tu gato. Los ojos del gato reflejan su estado de ánimo, pero también son excelentes con luz tenue o inexistente, como en noche cerrada.

Sus ojos vienen equipados con una capa de células detrás de la parte de la retina que agarra la luz llamada tapetum lucidum, ayudándolo a duplicar su habilidad de descubrir objetos en la oscuridad.

10 cosas que no sabías de tu gato

Audición:

10 cosas que no sabías de tu gato. ¿Sabías que sus orejas pueden girar 180 grados? No sólo parecen antenas de satélite, también las utilizan para escanear el área y encontrar con gran precisión algún otro animal o peligros a su alrededor.

Su sistema de audición es mucho más agudo que el del ser humano o el perro.  De manera que cuando lo llamas y no viene, no es que no te escuche, es que, siendo gato, prefiere hacerse el sordo.

Olfato:

Es un sentido que no tienen tan desarrollado como los perros, pero sí es más agudo que en los humanos. Es por esto que aunque para ti la caja de arena no parece estar muy sucia, para tu gato es imposible utilizarla.

Su olfato es parte importante en decidir su territorio. Un área marcada por un gato, no es parte del territorio de otro. Y si abriste una lata de comida en la mañana, por la tarde o noche ya no olerá tan sabrosa, aunque a ti te lo parezca.

Gusto:

10 cosas que no sabías de tu gato. Su sentido del gusto no es tan desarrollado como el nuestro, sólo distinguen entre cuatro categorías: dulce, salado, agrio y ácido, razón por la que confía mejor en su sentido del olfato para escoger la comida a ingerir.

Tacto:

10 cosas que no sabías de tu gato. Su pelo y bigotes son sumamente sensitivos y están conectados a su sistema nervioso, enviando una señal a su cerebro cada vez que es tocado. Por ello cuando lo acaricies hazlo con sumo cuidado, podrías hacerlo enojar.

Un Sexto Sentido:

10 cosas que no sabías de tu gato. A través de los años, mucho se ha experimentado sobre un posible “sexto sentido felino” o de orientación, lo cual los llevaría a ubicarse y encontrar con facilidad el camino de regreso a casa.

Pero, ojo, los peligros fuera de casa aun existen, otros gatos, enfermedades, accidentes, perros, y seres humanos con gusto por la agresión, podrían no darle un final feliz a tu gato. El gato siempre estará más seguro dentro de tu hogar y no olvides esterilizarlo.